Cintia Guadalupe Grassi

Solo arranqué con 25 cartucheras de aguayo colgadas en una cadenita. Vendía donde Conseguía lugar compartiendo puesto en ferias, así que solo podía colgar una cadenita. Con el tiempo me anime a confeccionar mas artículos, fui probando e incluyendo materiales distintos. No fue fácil conseguir lugar para vender ya que no siempre podía abonar el lugar o directamente me daban la negativa. Un día encontré un grupo de emprendedores que me ayudaron a organizarme, primero colocándole nombre a mi emprendimiento; “Luara” (mezcla de Lujan y Aranza mis hijas) y entre ferias y fechas y recorridas de plazas y calles, a medida que pasaba el tiempo fui moldeando el emprendimiento y exigiéndole mas. Fui afinando a que productos quería llegar… quiero que mis clientes lleven mis confecciones y le den uso cotidiano. Me gusta decir que cada cliente se lleva el suyo, ya que todos tienen su diseño propio y ninguno es igual a otro. Si bien soy la que compra la tela, corta, confecciona, y después vende, consigo mi premio al ver regresar a una clienta por otro producto para ella o para regalar. El hecho de dedicarle horas a cortar, elegir modelos a prueba y error, sentarse a confeccionar y sacar fotos, publicar y todo el trabajo y la dedicación que lleva eso, para mi se comprime en un  -“Me encanta …me llevo dos!!!!!” Espero les guste mi trabajo!

  • Horario
  • Se me puede contactar durante el día por WhatsApp o redes sociales.
  • Medios de pago
  • Efectivo
  • Transferencia bancaria
  • Mercado Pago