Daniela Arechavala

Casaluna surge a mediados del mes de febrero, un mes antes del inicio de la pandemia porque mi emprendimiento anterior no estaba funcionando bien y ya no me entusiasmaba (Hacia articulos de promoción, especialmente para eventos).
Surge la idea de hacer atrapasoles, que son armonizadores de ambientes. Cuando se los expone al sol, al ser de vidrio facetados, funcionan como un prisma y proyectan luces de arcoiris. A los atrapasoles se le suman otros objetos destinados a llevar armonía a los hogares y a las personas. Sahumos, spray áuricos, gemas, geometría sagrada y sahumadores y porta sahumerios de cerámica realizados por mi hermana. Ella es ceramista formada en el Instituto de cerámica de Avellaneda.
El inicio fue dificil y limitado a las ventas a traves de redes sociales. Me inspira la naturaleza, los saberes ancestrales, y el ver y sentir la energía detrás de los objetos.